A hombros de gigantes - El Archivo Europeo de Genomas, clave en la investigación de enfermedades - 11/02/2019

A hombros de gigantes - El Archivo Europeo de Genomas, clave en la investigación de enfermedades - 11/02/2019

Audio not available. Try it later.
Preparing audio download

Preparing audio to download.

Sponsored listening. Audio will begin within seconds...

Escucha sin esperas

Hazte Premium

X

A hombros de gigantes - El Archivo Europeo de Genomas, clave en la investigación de enfermedades - 11/02/2019 description

radio a hombros de gigantes ciencia y tecnología Programas de RNE


This audio is liked by: 36 users

Comments

_('Imágen de usuario')
Rubén

POR QUÉ HAY QUE PROTEGER LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO Desde que se aprobó esta ley la sociedad española (y cuando digo sociedad me refiero a los medios de comunicación de masas de ultraderecha que se arrogan la construcción de la opinión pública, todos ellos comprados con dinero público o semidependientes económicamente de sectores opusdeístas) revive un conflicto que comenzó allá por el ocaso de la sociedad minoica, cuando una sociedad altamente evolucionada que conjugaba esfuerzos de varones y mujeres fue aplastada por invasores dorios y aqueos hasta desaparecer. Es cierto que los terremotos demolieron los palacios de Cnosos, pero la cultura patriarcal borró todo rastro de participación femenina en la vida pública, especialmente la religión mítica, que postulaba una cosmogonía (nacimientos del cosmos) vinculada al omphalos o huevo del mundo que habría generado a la diosa madre en Europa o a la triple deidad lunar. El rey, según el mito y la antropología, estaba obligado a solicitar el hacha lunar a la reina para poder empuñarla, y bailaba con vestidos femeninos o se ponía pechos falsos para acercarse respetuosamente al otro género. El patriarcalismo aqueo sustituyó la tríada lunar por otra más adecuada a la nueva ideología, que fagocitó a las dadoras de vida Gea-Rea-Eurínome por unas diosas más aceptables a la mentalidad masculina. Hera, Afrodita y Atenea encarnaron el sometimiento al espécimen masculino con ciertas veleidades que a las mujeres mortales se le consienten hasta cierto punto: puedes burlarte de Zeus, puedes cabrearte con él, puedes vengarte de sus infidelidades, pero el rayo es suyo y mucho cuidado con el rayo. Los casos de Afrodita, Atenea y Hera son paradigmáticos, ya que pierden las habilidades de Rea-Gea-Eurínome (que se enfrenta al eterno masculino Ofión y lo confina a lugares oscuros después de romperle los dientes) como crear mundos, dar vida y nombre a lo que no existe y la independencia. Las habilidades de las diosas del panteón olímpico son peculiares y más finitas: Atenea puede ir a la guerra, pero deberá conservar su castidad para ello y pedirle permiso a Zeus y armas al herrero deforme Hefesto. Afrodita solo puede seducir y es entregada al dios más feo y deforme del Olimpo. Hera parece motivada a la guerra infinita con su marido, pero nada más lejos de la realidad. Deshaciendo todas las «travesuras» de Zeus ha perdido el rol organizador y creativo que tenía Rea entre los titanes. Ahora se ve reducida a un remedo iracundo y vengativo que aspira a dañar a Zeus a través de sus hijos espurios, pero no a deshacerse de él para siempre. ¿Por qué te cuento todo esto? Porque la mitología de Apolodoro, Homero, Hesíodo, Pausanias u Ovidio, no es muy distinta de la mitología que te transmiten cada día en A3, Intereconomía o RTVE. Durante más de una década has escuchado que las mujeres denunciaban en falso. No ha sido una afirmación falsada, contrastada con la realidad o la cada vez más insignificante importancia de la estadística: simplemente ha sido un mito que unos partidos y unos medios difundieron después de obligar al INE a que no diera los auténticos datos. Y te la has creído. Y la sigues defendiendo. ¿Crees que Zeus hubiera dejado de usar el rayo si hubiera entendido que Hera y él eran, en esencia, igual de patéticos? No, el rayo quema y es adictivo. Los mitos nunca se entienden como tales cuando se analizan (o se sufren sin analizar) contemporáneamente: nos parecen cosa de otra época. Y los que dirigen esto lo saben y lo aprovechan. Si a ti te dicen que una ley discrimina positivamente y que eso va contra la constitución, tú dirás: «Es que esa ley es discriminatoria, es que es mala para mí». Pero si en lugar de construir un nuevo mito, te explican que toda ley es discriminatoria porque toda sociedad está estratificada en capas, clases, que la igualdad no existe y que tu propia constitución se cimenta en la desigualdad, ¿no verías cierta paradoja en el hecho de que unas discriminaciones (negativas) fuesen comúnmente aceptadas y otras discriminaciones (positivas) fuesen comúnmente odiadas? La ley de prevención de la violencia de género no juzga a los hombres por ser hombres: juzga a los maltratadores por ser maltratadores, a los asesinos por ser asesinos. El varón ya está protegido por el código civil, algo que obvian todos los que se quejan de que también pueden ser objeto de violencia de género. ¿Por qué no se incluye a los hombres dentro de la protección? Porque la estadística es aplastante, y cualquiera puede darse cuenta de que el grupo de riesgo que es acosado, amenazado, maltratado y asesinado sistemáticamente, es el de las mujeres, mientras que en el grupo de los hombres, precisamente, hay todo un constructo cultural que favorece el corporativismo, la negación de esa realidad, el apoyo al maltratador, el chiste negro que suaviza el asesinato o la paliza, como hemos visto en todo el aglutinante político, mediático y jurídico que rodea a la gente de la manada, mitologizando su culpabilidad hasta convertirla en victimismo. Si la fiscalía y el INE reconocen que las denuncias falsas no llegan al 0,2 % de falsación, es que el mito está actuando con una fuerza sobrecogedora para que sigas pensando que te discriminan por ser hombre. La ley de prevención de la violencia de género no solo es necesaria, es un desafío directo al poder que te dice que te quedes en casa. Que no salgas. Que no te vistas de determinada manera. Es una obligación ética de TODAS nosotras, las personas, protegerla y divulgarla, ir contra aquellos grupos políticos que quieran derogarla.

_('Imágen de usuario')
Anónimo

Las femistas lloricas siempre llorando y quejándose. Se coje a la gente no por ser hombre o mujer sino por su capacidad y conocimientos. No por narices tiene que haber paridad por decreto. Saludos

_('Imágen de usuario')
jodemeil

El anónimo de vox babeando su ideología paranoide tampoco falta en los comentarios de cualquier podcast.

_('Imágen de usuario')
_('Imágen de usuario')

La propaganda de la ideología de género no podía faltar.

_('Imágen de usuario')

Usamos cookies para que la web funcione, personalizar contenido, analizar trafico, mostrar anuncios personalizados y para integrar redes sociales. Compartimos información con nuestros partners de analítica, publicidad y redes sociales para el registro. Si pulsas “Aceptar” o continuas navegando, aceptas su uso.


Más Información